Tras haber finalizado el plazo de prácticas del proyecto de inserción sociolaboral para personas con discapacidad intelectual se ha llevado a cabo el proceso de selección de los participantes. Para determinar que tres candidatos van a ser contratados durante tres meses. Las personas que no resulten seleccionadas quedarán en un bolsa para sustituir posibles bajas. Y recibirán apoyo y orientación individualizada en otros recursos de su interés desde el programa.

El trabajo que van a realizar los seleccionados en diferentes servicios municipales, durante cuatro horas al día, se alternará con formación en habilidades y competencias sociolaborales. Para ello seguirán contando con el apoyo de una persona de referencia en su puesto de trabajo y una educadora social como tutora.