Nos encanta abrir camino porque su trazado complejo de curvas, giros y chicanes nos dieron un subidón de adrenalina tremendo e hicieron mejorar nuestras habilidades y reflejos durante el recorrido. Cuando el semáforo se puso verde aceleramos con una energía y alegría difícil de explicar.


Otra salida de Ocio para enmarcar de un grupo de amigos de No Hay Límite. Recordad : los límites los ponemos las personas.