Este sábado cerramos nuestro último torneo de esta temporada, unido a una convivencia de deportistas y de las familias que nos pudieron acompañar. Un día de emociones fusionándonos junto a INARI, una asociación social que vino desde Madrid y que nos devolvía la visita que les hicimos este pasado mes de enero.


La Sociedad Deportiva Hispania se unió a este torneo y les estamos inmensamente agradecidos; sus chicas rápidamente entendieron el mensaje de lo que buscábamos y tocaron de pleno nuestros corazones con su empatía hacia nosotros. No llenamos estadios pero nuestros pasos son de gigantes en cada interacción que tenemos y ese es nuestro camino a seguir.

Nos quedamos con una frase grabada de una madre que estuvo en el pabellón y nunca marchó de nuestro lado diciéndonos, en su tono argentino, «es relindo el ambiente que tienen como asociación, me gusta mucho el trabajo que están haciendo».