Si bien es cierto que desde la Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer y Familiares nos encargamos de ayudar y acompañar a los pacientes oncológicos y a sus familias durante todo el año, hoy queremos tener un recuerdo especial para todos ellos y ellas con motivo de la conmemoración del Día Mundial contra el Cáncer, y reclamar aquellas medidas que consideramos necesarias que tomen las administraciones públicas.

En estos dos años largos de pandemia, han sido muchos los pacientes de cáncer que se han visto afectados por los retrasos en diagnósticos y tratamientos, mermando sensiblemente sus opciones de curación y supervivencia.

Es por ello que desde AYAC queremos insistir un año más en la necesidad acuciante de mejorar la gestión y la administración sanitaria para que la atención oncológica no sea vea postergada con excusas del COVID, y que exista una equidad real en el acceso a pruebas y tratamientos en todo el territorio nacional.

En este sentido, es fundamental que se ponga a la persona, al paciente, en el centro, y que en torno a ella pivoten el resto de los elementos oncológicos, como pruebas y tratamientos, siempre acompañados de una comunicación médico-paciente que sea en todo momento humana, clara y honesta.

Pero la salud no es algo únicamente físico, y un diagnóstico de cáncer conlleva efectos muy diversos que pueden afectar al paciente en distintos aspectos de su vida. Es por ello que, cuando hablamos de “personas”, en AYAC nos referimos a ellas en todas sus dimensiones, reclamando una atención integral de todas y cada una de ellas sin que se deje de atender ninguna.

Un ejemplo de ello sería ofrecer un apoyo adecuado tanto a pacientes como a sus familiares y cuidadores. Otro muy importante sería ofrecer ayudas y recursos para aquellos afectados de cáncer que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica.

Al mismo tiempo, demandamos que se siga invirtiendo en investigación para el cáncer, ya que ello conlleva indudablemente una mayor supervivencia de los pacientes.

La importancia de las asociaciones de pacientes y familiares, como lo es AYAC, es innegable. Nosotros, desde la sociedad y para la sociedad, somos los responsables de hacer de correa de transmisión entre afectados y administraciones públicas, tomando el pulso de sus necesidades y transformándolas en nuestras demandas como colectivo.

Pero debemos estar apoyados por una estrategia nacional en oncología adecuada y eficaz, que profundice en el acceso de los ciudadanos de todo el país a la información veraz y a programas de prevención en cáncer.

AYAC comenzó su trayectoria hace ya casi 9 años, atendiendo principalmente a afectadas de cáncer de mama. Pero ha sido con nuestro esfuerzo como asociación que en los últimos años cada vez acogemos a pacientes con distintas patologías oncológicas, así como a un mayor número de familiares.

Por último, nuestro recuerdo más cariñoso y sincero en un día como éste va para todos los compañeros y compañeras que hemos perdido. Por ellos, por sus familiares y por el resto de afectados de cáncer, en AYAC seguiremos trabajando.