Hoy 5 de septiembre se celebra el Día Mundial del Mieloma Múltiple, una enfermedad maligna de la sangre cuyo tratamiento se ha revolucionado en los últimos 15 años, si bien, y de momento, es una enfermedad difícilmente curable.

Se estima que en nuestro país habría cerca de 6.000 pacientes con mieloma múltiple y que este representa el 10% de los cánceres hematológicos. Anualmente se diagnostican de 3 a 5 casos por cada 100.000 habitantes en España, siendo una enfermedad que afecta predominantemente a personas de edad avanzada (la mitad de los pacientes tiene más de 65 años).
El mieloma múltiple se trata mediante la combinación de fármacos específicos para la enfermedad. En pacientes jóvenes se suele hacer además un trasplante autólogo de médula ósea. Con todo esto la enfermedad se controla, pero no se cura. Los enfermos tienen constantes recaídas, por lo que se tiene que repetir el tratamiento o buscar tratamientos alternativos.
El principal objetivo de la investigación oncológica hoy en día con respecto al mieloma múltiple es encontrar tratamientos cada vez más personalizados que se adapten más y mejor a cada caso, permitiendo así tener la enfermedad controlada el máximo tiempo posible y libre de síntomas.