La Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer, AYAC, nos quiere recordar que hoy, 23 de mayo, se celebra el Día Mundial del Melanoma cuyo objetivo es concienciar a la población sobre la importancia del diagnóstico precoz de este tipo de cáncer.

Pese a que el carcinoma de células basales es el tipo de cáncer de piel más común, el melanoma representa el 4% de los tumores malignos de la piel y sigue siendo el responsable del 80% de las muertes de este tipo de tumores.

Solo en España la incidencia del cáncer de piel ha aumentado un 38% en los últimos cuatro años, y se prevé que se mantenga esta tendencia en las siguientes dos o tres décadas. A pesar de ello, la tasa de supervivencia del melanoma en estadios iniciales es mayor del 90%, mientras que en las fases más avanzadas la supervivencia desciende al 15%. Por eso es fundamental un diagnóstico precoz que se consigue analizando nuestra piel.

La piel es nuestro órgano más extenso, requiere de un cuidado constante y la exposición prolongada al sol constituye uno de los principales factores de riesgo para desarrollar melanoma. Los cambios en nuestra piel pueden ser el primer síntoma de melanoma. Por eso es importante analizar nuestros lunares y su apariencia.