La Asociación de Yecla de Afectados de Cáncer, AYAC, nos recuerda que hoy, 6 de marzo, se celebra el Día Internacional del Linfedema. Una enfermedad crónica que se puede manifiestar con un incremento del tamaño o hinchazón del brazo debido a la acumulación anormal de líquido, debido a una alteración de la capacidad de transporte del sistema linfático.

El linfedema es una de las consecuencias del tratamiento quirúrgico del cáncer de mama, y su abordaje debe centrarse en la prevención y el tratamiento precoz.

Se calcula que el linfedema afecta actualmente a un millón de personas en España, un tercio de las cuales lo padecen a causa de la extirpación de los ganglios linfáticos (linfadenectomía) como parte de la terapia contra el cáncer de mama. Aunque el tiempo de aparición varía entre semanas y años, lo más frecuente es que el 75% de los casos aparezcan durante el primer año tras la cirugía.

La primera indicación ante la sospecha de linfedema es la fisioterapia mediante terapia descongestiva compleja, que consiste en la combinación de cuidados cutáneos, manguitos de presión y drenaje linfático manual. Posteriormente, el tratamiento debe adaptarse a la evolución de cada paciente.