Las circunstancias de la pandemia han hecho que, como todos, en el colegio nos hayamos tenido que reinventar y que nuestros alumnos de PVI (Programas de Vida Inclusivos) hayan trabajado duro para construir un huerto escolar alternativo.
En un tiempo en el que es necesario realizar más actividades al aire libre hemos hecho de nuestro espacio de recreo y de huerto un magnífico lugar donde nuestros alumnos trabajan, cuidan y han cultivado habas, guisantes, cebollas, ajos, perejil, Kale, coles… todo ello en las nuevas bancadas de madera, realizadas también por ellos. Es un espacio donde pueden «respirar» de la naturaleza, relajarse…les encanta poder trabajar con sus manos y sentirse en cierta manera «libres» tras los duros meses de confinamiento, restricciones, etc.
Además es un espacio lúdico, de recreo, de juegos y de contacto con la naturaleza en el que también los alumnos y alumnas han elaborado con palets reutilizados de madera unos estupendos sofás. Y hasta hemos hecho un pequeño huerto vertical, esperamos que os guste tanto como a nosotros.