• Jueves , 30 marzo 2017

Atención Familiar Individual

Los tipos de intervención que contempla el Programa de Familia son:

Educación familiar

Atención de familias desfavorecidas y en situación de riesgo. Proporciona una intervención educativa individualizada de carácter integral en núcleos familiares que se encuentran en situación de dificultad social o riesgo (Apoyo en el ejercicio de los roles parentales, imposición de límites, administración doméstica y económica, organización y colaboración familiar, reparto de responsabilidades, etc.)

Intervención Psicológica

Atención terapéutica en aquellos casos en que se valora que la dificultad de funcionamiento de la familia es más de carácter psicológico y relacional, y menos organizativo.

Asesoramiento jurídico

Asesoramiento de carácter legal en aquellos casos del Programa de Familia que lo precisen, en temas relacionados con la familia (separaciones, divorcios, medidas civiles, menores, incumplimientos en estos ámbitos, etc).

¿Cómo se accede?

Inicialmente ha de coger cita con su Trabajadora social (UTS), que tras una primera valoración, hará si corresponde, la derivación al Programa, para atención especializada e individualizada, por los profesionales.

Excepcionalmente también se puede acceder de oficio, a propuesta de alguno de los profesionales del Centro de Servicios Sociales, que detecta una problemática, o por otras instituciones (ámbito judicial, educativo u otras instituciones competentes).

Perfil de las Familias beneficiarias

El colectivo de familias destinatarias de la intervención individualizada sería:

  • Familias con menores en una Situación de Riesgo apreciada, o declarada por la administración.
  • Familias que tienen dificultades, circunstanciales o permanentes, para desempeñar adecuadamente sus funciones, lo que podría derivar en un riesgo para el conjunto de la familia o para los menores.
  • Familias que presentan pautas relacionales violentas o en las que podrían producirse situaciones de violencia intrafamiliar.
  • Familias con menores en situación de crisis o conflicto que puede desembocar en daño físico o psicológico grave.

El carácter circunstancial o permanente de la problemática, así como las consecuencias de esta en los distintos miembros de la familia, determinaría el tipo e intensidad de la intervención que, en todos los casos, tendría una duración determinada.