• Sábado , 19 agosto 2017

FIRMADO CONVENIO DE COLABORACIÓN A FAVOR DE LA INSERCIÓN LABORAL

Hasta la fecha, las personas con discapacidad intelectual, experimentan muchas dificultades para conseguir encontrar y mantener un trabajo. Aunque no se dispone de estadísticas muy fiables, se reconoce que el nivel de inserción laboral de las personas con discapacidad intelectual es muy inferior al nivel de empleo de las personas, con otro tipo de discapacidades y de personas sin discapacidad.


En algunos documentos de Empleo y Discapacidad editados por el Observatorio de la Discapacidad del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, se afirma que el nivel de empleo de las personas con discapacidad está 17 puntos aproximadamente por debajo del nivel del resto de los trabajadores. 
En nuestro contexto, el colectivo de la discapacidad intelectual, es el que mayor dificultad encuentra, pues solo un 27.5%, consigue incorporarse al mundo laboral, en el caso del 75.5% restante, son los Centros Ocupacionales, Centros de Día y los Centros Especiales de Empleo los que acogen a la gran mayoría de las personas con discapacidad en edad laboral.


Muchos son los aspectos que influyen a las empresas a la hora de contratar a una persona con discapacidad intelectual, entre ellas encontramos el desconocimiento de los recursos y capacidades de estas personas, el desconocimiento de las ventajas y bonificaciones de los que las empresas pueden verse beneficiadas, el bajo nivel de concienciación social, los momentos difíciles económicos por los que las empresas han estado pasando de unos años para a esta parte, etc.

En definitiva, el objetivo principal de nuestra entidad (AMPY), es el de atender a aquellas personas que están en situación de dependencia, ayudándolas, acompañándolas, orientándolas, en diferentes aspectos de su vida, social, formativo, psicológico, ocio y tiempo libre, inserción social, etc. pero es en este último en uno de los que más ahínco se pone, pues consideramos que el sentimiento de valía y aceptación, es parte esencial de todas las personas.
Ampy, anima a las empresas en general a que desconecten de esas creencias obsoletas y erróneas de que una persona con discapacidad intelectual “NO PUEDE”, pues simplemente se trata de una condición de vida diferente, pero con el mismo derecho a trabajar, por supuesto, cada perfil ajustado a la actividad que mejor y más fácil le resulte.


Para concluir, queremos destacar, la admirable actuación de la empresa “GOMARCO DESCANSO S.L”, porque en la actualidad está siendo pionera junto a AMPY, en romper esa barrera discriminatoria que esperemos algún día consigamos que desaparezca.

Artículos relacionados